El participio activo del verbo atacar es “atacante”; el de salir es “saliente”; el de cantar es “cantante”, el de existir, “existente” y el de ser, “ente” Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que tiene capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade la terminación “-nte”.
 
Así, al que preside, se le llama “presidente” y no “presidenta”, independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción. De la misma manera: 
- se dice “capilla ardiente”, no “ardienta”; 
- se dice “estudiante”, no “estudianta”; 
- se dice “independiente” y no “independienta”; 
- se dice “paciente”, no “pacienta”; 
- se dice “dirigente”, no dirigenta”; 
- se dice “residente”, o “residenta”.
 
*No obstante, la Real Academia ha aceptado el femenino específico “presidenta” o “dependienta” a causa del uso mayoritario.

 

Que paséis un buen día de parte de la escuela de español Taronja. : )