Los verbos reflexivos, como "ducharse", siempre se conjugan con el pronombre antes del verbo:

yo ME ducho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salvo tres excepciones, en las que va detrás del verbo y en una sola palabra:

 

 

 

 

El imperativo afirmativo: dúchaTE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El gerundio: duchándoME

 

 

 

 

 

 

 

 

El infinitivo: DucharME